Orlando crimen de odio de Lesa Humanidad

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

revistalibertad.com.mx/Bernardo Javier GARCÍA Medina.- Lo ocurrido en el Distrito doce de Orange en la Ciudad de Orlando, Florida, es un signo inequívoco del odio irracional de grupos religiosos contra lesbianas y homosexuales en el mundo.

Independientemente, de que se le dé una connotación de ataque terrorista de células fundamentalistas, esta masacre, ese asesinato por odio ocurre un día después de la celebración nacional del orgullo gay en la unión americana.

Barak Obama se congratulaba de los avances y logros de la comunidad LGB y avance en los matrimonios igualitarios.

Por eso, no dio la cara ni su versión hasta muchas horas después del atentado fatal.

Antes, el Presidente Enrique Peña Nieto, se condolía de los sucesos y expresaba el sentimiento solidario con las familias de los muertos y lesionados.

Previamente, el presidente mexicano causó revuelo al anunciar precisamente la posible legalización de la figura de matrimonios igualitarios y la posible adopción y crianza de hijos de estas parejas.

Esto dejó un descalabro mayúsculo en siete de los doce estados donde hubo comicios.

El episcopado mexicano se había pronunciado férreamente a esto

En muchos lados ya se habían dado ataques, atentados, lesiones, desapariciones forzadas y brutales asesinatos de homosexuales y lesbianas de parte de congregaciones católicas y evangélicas.

Los católicos, cristianos, evangelistas, cristianos, testigos de Jehová, los mormones, los integrantes de la Luz del Mundo y otras muchas sectas, ya habían conformado un frente a esa comunidad a nivel mundial, pero más en México y latino américa.

No hay tolerancia, ni respeto a sus derechos, ni facilidad para promulgar o profesar sus creencias.

No tiene caso manejar cifras, pues a final de cuentas son seres humanos despechados, humillados, vejados, ofendidos, ocultados en sus familias o muertos socialmente por corrientes radicales.

En Estados Unidos se hace un ataque-el 138 donde hay tiroteos de por medio por ciudadanos en su mayoría norteamericanos- precisamente en el lugar y centro de sus acciones a nivel mundial.

Es como el atentado de las torres gemelas, pero a las comunidades lésbico-gay norteamericanas.

Por eso de inmediato se calificó el acto de terrorista.

Cuando los gringos matan lo hacen en aras de la libertad, la justicia y la democracia, cuando lo hacen otros son terroristas.

Los investigadores no dicen abiertamente que esos crímenes de odio son muchos, nunca han parado y reflejan la férrea postura de muchos ciudadanos y organizaciones clericales.

Estudiosos del problema identifica mas lo de Orlando como crimen de odio.

Odio a los migrantes latinos, pues celebraban el orgullo latino esa noche-madrugada fatídica en el bar Pulse.

Repudio a migrantes que además son homosexuales: son ajenos a las grandes ramas religiosas-metodistas, evangélicas y otros- aparte de ir contra los católicos tradicionales, los ortodoxos, judíos, y un mundo más de denominaciones religiosas.

Eso en la unión americana, sin mencionar a grupos radicales fundamentalistas que son también homofóbicos.

En Chihuahua, como estado lugar donde pululan los santurrones, hipócritas, y falsarios que se aferran a costumbres conservadores y de ataque a esos grupos se dan vejaciones a diario.

Hemos hecho trabajo de investigación por años, para descubrir 80 centros de adoración satánica, que se cobijan y pierden entre grupos muy conservadores de católicos.

El caso tiene muchas aristas y no pueden irse solo por una línea.

Pero eso, entre otras muchas comentaremos en un próximo despacho periodístico.

Espero lo que tengan que compartir en halcon943@gmail.com y ya en breve en el portal de revistalibertad.com.mx…

Las columnas, opiniones y comentarios son responsabilidad e investigación de los autores.

Staff de Notiissa.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *