Para leer: Siri Hustvedt, Guadalupe Nettel y Mauricio Carrera

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

Vuelve a circular un clásico de la estadounidense Siri Hustvedt. La reedición El veranos sin hombres, adquiere una dimensión mayor de cara a la lucha por la equidad de género. Otra aguda mirada sobre el universo femenino y en particular sobre la maternidad, la aporta la mexicana Guadalupe Nettel en su nueva novela, La hija única. El sello Perla ediciones continúa con su labor de ofrecer versiones frescas renovadas de clásicos. Ahora toca turno a Nuevas noches árabes, un desbordante ejercicio de imaginación de Robert Louis Stevenson. Cerramos con el título más reciente de Mauricio Carrera, Las horas furtivas, una despiadada aproximación a las relaciones de pareja al México contemporáneo.

Siri Hustvedt. El verano sin hombres. Trad. Cecilia Ceriani. 224 pp.

Un día, después de treinta años de matrimonio, el esposo de Mia, un reconocido neurocientífico, le pide una “pausa”. Una petición inesperada que en realidad significa que tiene una aventura con una colega más joven que ella y que hará que Mia sufra una crisis y sea ingresada en una clínica. Tras recibir el alta, decide volver a la ciudad de su infancia, Bonden, donde pasará un verano inolvidable mientras reparte su tiempo entre las amigas de su madre, un grupo de ancianas autodenominado “los Cisnes”, y un montón de chicas adolescentes a las que imparte un taller de poesía. Su forma de retratar la amistad entre mujeres ha hecho de esta comedia un clásico sobre la equidad de género.

Guadalupe Nettel. La hija única. Anagrama. 240 pp.

Poco después de cumplir los ocho meses de embarazo, a Alina le anuncian que su hija no podrá sobrevivir al nacimiento. Ella y su compañero emprenden entonces un doloroso pero también sorprendente proceso de aceptación y duelo. Laura, la gran amiga de Alina, refiere el conflicto de esta pareja, mientras reflexiona sobre el amor y su lógica a veces incomprensible, pero también sobre las estrategias que los seres humanos inventamos para superar la frustración. La mexicana ofrece una novela profunda sobre la maternidad, sobre su negación o su asunción; sobre las dudas, incertidumbres e incluso sentimientos de culpa que la envuelven.

Robert Louis Stevenson. Nuevas noches árabes. Perla ediciones. Trad. Miguel Temprano García. 368 pp.

Con prólogo de Jorge Luis Borges y epílogo de Cesare Pavese, vuelve a circular este volumen que en su primera parte presenta dos relatos de misterio: “El club de los suicidas” y “El diamante del rajá”, ambas obras maestras del género detectivesco. La segunda mitad ofrece relatos independientes, incluyendo “El pabellón de las dunas”, que en su momento fue definido por Arthur Conan Doyle como “el mejor cuento literario del mundo”.

Mauricio Carrera. Las horas furtivas. Lectorum. 120 pp.

“No debí acostarme con Jacinta Falcao”, así empieza esta novela, reflejo de una pasión y un hartazgo: el de la costumbre del amor y sus guerras matrimoniales y extraconyugales. El narrador mexicano escribe sobre el amor como promesa y como fracaso. Escrita de manera fragmentaria, la historia reúne citas literarias, tuits, whatsapps, sueños, cartas, aviones de madera, un padre ausente, unos hijos traviesos y filósofos, una tesis sobre escritores infieles, y un triángulo amoroso, para narrar no solo ese quebranto del deber marital (esa fea palabra: el adulterio), sino el México de tumbas, delincuencia organizada e impunidad en que vivimos.

AN / HG

Staff de Notiissa.mx