Huevos: El alimento más simple para perder peso extra

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

Los expertos en nutrición continúan diciéndonos que nos mantengamos alejados de muchos alimentos básicos tradicionales para el desayuno, como los panqueques empapados en mantequilla y rociados con jarabe de arce, tostadas con mantequilla, tocino frito o salchichas, e incluso la mayoría de los cereales. Pero no todas las esperanzas están perdidas, ya que hay un alimento básico para el desayuno del que no debes separarte: ¡los huevos! 

De hecho, los dietistas dicen que comer huevos con moderación no solo es seguro para su salud cardiovascular sino que también señalan que los huevos pueden ser el ingrediente más simple, asequible y versátil que te ayudará a perder o mantener un peso saludable.

En este artículo, explicaremos el por qué y el cómo debes usar huevos para perder esos kilos de más, proporcionándole 6 consejos sencillos y prácticos.

1. El perfil nutricional de los huevos promueve una pérdida de peso saludable

Muchos alimentos bajos en calorías pueden llenar tu estómago, al menos temporalmente, pero no serán beneficiosos para su salud, y necesitarás contar con otros alimentos que te proporcionen todas las proteínas, vitaminas y antioxidantes que necesitas para permanecer saludable, desarrollar músculo y perder peso. Los huevos tienen un perfil nutricional bastante único, ya que contienen una tonelada de nutrientes beneficiosos a la vez que son bajos en calorías: 1 huevo contiene 74 calorías.

De hecho, un huevo promedio tiene alrededor de 6 gramos de proteína. Los huevos también se consideran una fuente completa de proteínas, lo que significa que contienen todos los aminoácidos esenciales necesarios para la salud humana. Además, se sabe que una dieta alta en proteínas contribuye a la pérdida de peso, en particular, por lo que te mantendrás saludable y perderás el exceso de peso al comer huevos. 

Aparte de las proteínas, los huevos también contienen muchos nutrientes importantes y son ricos en antioxidantes. a saber, luteína y zeaxantina, que se sabe que mejoran la salud ocular y previenen el daño de los radicales libres, todo sin azúcar, por lo que los huevos son una excelente manera de comenzar el día, incluso si está a dieta.

2. Las claras de huevo por sí solas no son lo suficientemente buenas

Si estás acostumbrado a hacer tortillas de clara de huevo mientras haces dieta para evitar las grasas contenidas en las yemas de huevo o para reducir las calorías, aún más, considera esto. Un huevo grande tiene alrededor de 5 g de grasa, esto es menos del 10% de la ingesta diaria de grasa para alguien que consume 2000 calorías por día. De hecho, los valiosos nutrientes presentes en la yema de huevo superan los niveles relativamente marginales de grasa y colesterol. 

La colina, un nutriente esencial del que la mayoría de nosotros somos deficientes, que se encuentra solo en las yemas de huevo (así como en otros alimentos animales y vegetales como los frijoles, aves de corral y carne de res) en realidad estimulan el metabolismo. 

A su vez, un solo huevo grande podrá proporcionar aproximadamente el 25% de su necesidad diaria de colina. Otro nutriente del que muchos de nosotros no obtenemos lo suficiente, especialmente ahora que nos quedamos mucho tiempo dentro de casa, es la vitamina D. Las yemas de huevo son uno de los pocos alimentos que contienen esta vitamina de forma natural. Es más, un estudio de 2018 incluso encontró que las personas con deficiencia de vitamina D tenían más grasa abdominal que aquellas que no la tenían, por lo que la vitamina también puede estar involucrada en el metabolismo.


Por último, los antioxidantes que mencionamos en la sección anterior también están presentes solo en la yema, por lo que es mejor comer huevos enteros en lugar de solo las claras de huevo ricas en proteínas para obtener todos los beneficios de pérdida de peso que los huevos tienen para ofrecer.

3. Combinar proteínas y grasas es crucial cuando se hace dieta

Este consejo se deriva del anterior, lo que acentúa aún más la importancia de comer huevos enteros y aún más suplementarlos con fuentes de grasas saludables, como nueces, aceite de oliva, aguacates y pescados grasos. Los expertos en nutrición señalan que combinar grasas con proteínas en una comida es fundamental para mantenerse lleno durante más tiempo, que es uno de los principales problemas para quienes están a dieta y tratan de limitar su ingesta de alimentos. 

Esto se debe a que las grasas ayudan a retrasar la digestión de los alimentos, ayudándote a mantenerte más lleno, por lo que en realidad son beneficiosas para perder peso cuando se consumen con moderación. También es una buena idea agregar un huevo, ya sea hervido, con el lado soleado hacia arriba o revuelto. al comer alimentos de origen vegetal, como ensaladas o guisos, ya que el huevo hará que la comida a base de plantas te llene más y, al mismo tiempo, proporcionará algo de proteína a una comida que de otro modo sería a base de carbohidratos. Por lo tanto, ¡los huevos también son un excelente compañero para las comidas a base de vegetales!

4. Los huevos son el alimento energizante perfecto antes y después del entrenamiento

El ejercicio es un componente clave de cualquier proceso de pérdida de peso, como estoy seguro de que ya lo sabes. Pero sin un refrigerio saludable y rico en proteínas antes o después de cualquier ejercicio, será difícil ver los resultados de una rutina de ejercicios muy rápido. La verdad es que la nutrición y el ejercicio van de la mano cuando intentas perder peso, y lo que comes durante tu entrenamiento y durante el día es tan importante como el plan de entrenamiento que sigas.

Los huevos son una excelente manera de darle energía antes de un entrenamiento, así como una fuente de proteína saludable y magra que lo ayudará a reconstruir su tejido muscular después del daño sufrido durante un entrenamiento. huevos, sin embargo, ya que los expertos advierten que comer huevos crudos puede ser peligroso. Esto tiene que ver principalmente con que los huevos crudos son un portador común de salmonella, que muere durante la cocción. Además, los dietistas señalan que, de hecho, podrás absorber menos nutrientes de un huevo crudo que de uno cocido. Esto es particularmente cierto cuando se trata de la absorción de proteínas, con estudios que muestran que al cocinar un huevo puedes casi duplicar la cantidad de proteína que absorberás de él.

5. Comer huevos es beneficioso para los órganos internos y el cerebro

Todo en nuestro cuerpo está interconectado, y una deficiencia o mal funcionamiento en un órgano e incluso una cosa menor como un mal humor o un día estresante también pueden obstaculizar tu pérdida de peso. Es por eso que enfatizamos la importancia de una nutrición saludable combinada con una ingesta más baja de calorías, ya que sin un cuerpo y una mente saludables, alcanzar esos objetivos de pérdida de peso será mucho más difícil para ti. 

Los nutrientes presentes en los huevos pueden apuntar a diferentes órganos involucrados en la salud digestiva y metabólica.  Por ejemplo, los huevos son ricos en yodo y selenio, dos minerales cruciales para la salud de la tiroides. La glándula tiroides, a su vez, juega un papel crucial en la regulación y el crecimiento del peso, que es exactamente la razón por la que las personas con problemas de tiroides a menudo tienen bajo peso o sobrepeso.

A su vez, se sabe que el contenido de colina de los huevos mejora la salud del hígado, cuyo funcionamiento es perjudicial para un metabolismo saludable. La colina también es importante para la salud y la cognición del cerebro. Y esta no es la única forma en que los huevos pueden beneficiar su bienestar. Para obtener más información sobre los beneficios para la salud de los huevos.

6. Los huevos son asequibles e increíblemente versátiles

Los huevos tienen éxito allí donde fallan muchos de los llamados superalimentos: no solo están disponibles literalmente en todos los supermercados a un precio asequible, sino que también son muy fáciles de agregar a una comida y son increíblemente versátiles, y se adaptan perfectamente tanto a platos salados como dulces. Estos son argumentos extremadamente importantes, ya que la mayoría de nosotros, comprensiblemente, no estamos preparados para hacer cambios dramáticos a largo plazo en nuestros hábitos alimentarios o gastar mucho dinero en alimentos para lograr nuestros objetivos de peso. tiene que pagar por un ingrediente, mayores serán las posibilidades de un cambio duradero en los hábitos alimentarios. Y no hay nada más fácil que los huevos: simplemente fríe uno por la mañana con un poco de aceite de oliva, sírvelo con una ensalada y ¡el desayuno está listo! 

Ysabel T.L.

Staff de Notiissa.mx