¿Cuál austeridad?, dice Bank of America sobre México

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

Los proyectos de López Obrador representan 3.16% del PIB y son la principal razón de que el gasto haya aumentado 4.6% en 2020, muy por encima del 0.7% esperado por Hacienda, dice el banco estadounidense.

El gobierno mexicano ha aumentado 4.6% el gasto público en lo va del año, a pesar de su discurso de austeridad y de que no ha concedido estímulos fiscales para ayudar a las empresas a contrarrestar la crisis por la pandemia, señala Bank of America.

Los recortes a los sueldos de funcionarios y en otros renglones del gasto corriente no han sido suficientes para compensar el aumento de los gastos en Pemex, otros proyectos y programas sociales prioritarios del Presidente Andrés Manuel López Obrador, como la Refinería de Dos Docas, dice el banco en un reporte titulado México ¿cuál austeridad?

El aumento del gasto está muy lejos del 0.7% esperado para el año por la Secretaría de Hacienda, señala Carlos Capistrán, autor del análisis.

Estima que a la par de una caída en los ingresos del gobierno, se elevará el balance primario a 3.6% del PIB, desde 1.1% el año pasado, y que la deuda pública ascenderá a 60% del Producto, desde 45% en 2019.

“Consideramos que el deterioro fiscal a la par de una muy débil recuperación podría llevar a las agencias a degradar a bonos basura la deuda de México en 2021”.

Los proyectos del Presidente tienen un costo de 30 mil 500 millones de dólares y representan 3.16% del PIB, indica el reporte en referencia a las transferencias de 27 mil 200 millones a Pemex, 2 mil millones en gasto de capital a proyectos de energía, 1 mil millones al Tren Maya y 200 millones al aeropuerto de Santa Lucía.

Capistrán considera que hay medidas que México puede tomar para no perder el grado de inversión, como considerar la realización de una reforma fiscal después de las elecciones legislativas el año entrante que satisfaga su necesidad de ingresos adicionales, que el economista de Bank of America estima en 3% del PIB, para regresar a un balance primario superavitario cercano a 1% del PIB y estabilizar la deuda.

Pero advierte que el reto es que la prolongación de la pandemia deje a la economía tan debilitada que haga difícil pasar la reforma, pero indica que, por el lado del gasto, el gobierno puede intentar descartar proyectos de baja productividad y redirigirlo a programas de ayuda a las personas y empresas a defenderse del impacto de la pandemia, para lo cual puede contratar deuda por el equivalente a 2% del PIB.

AN/ZR

Staff de Notiissa.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *