El PIB caerá 40% en el segundo trimestre y 10% en el año: Bank of America

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

En una revisión a la baja de sus estimaciones previas, el banco dice que la recuperación será como una ´U´ alargada, y señala entre las razones algunas decisiones políticas.

El PIB caerá 40% en el segundo trimestre y 10% en el año, en tanto que en 2021 la recuperación será de solo 2%, señaló Bank of America en una revisión a la baja de la economía mexicana respecto de estimaciones previas.

El banco había pronosticado una contracción del PIB este año de 8% y una recuperación de 4.5% en 2021, pero factores externos, como una mayor caída que lo previsto de la economía de Estados Unidos, e internos como un clima anti-negocios en el gobierno federal, la pobre respuesta fiscal a la emergencia sanitaria y la radicalización del gabinete de energía lo llevaron a modificar sus estimaciones, lo llevaron a reducir las expectativas.

El banco estima ahora que la recuperación de la economía mexicana trazará la trayectoria de una ´U´ alargada , lo que hará que PIB cierre 2021 por debajo del nivel que tenía antes de la aparición del coronavirus. “La profunda recesión eliminará más de un millón de empleos formales en 2020”, señala.

Razones externas e internas  

El cambio de perspectivas para la economía de Estados Unidos, con una caída del PIB de 8% este año y una recuperación de 4% en 2021, en lugar de una contracción de 5.6% este año y un avance de 5.3% en 2021 estimados anteriormente, también jugará en contra de la economía mexicana, considera.

En el ámbito interno, las nuevas estimaciones de Bank of America toman en cuenta la caída de 98% de la producción automotriz en abril frente al mismo mes del año pasado, la contracción de 26% en las ventas de las empresas afiliadas a la ANTAD y la reducción de 2.2% de los empleos formales, con más de medio millón de plazas de trabajo perdidas en abril.

También consideran los pobres estímulos fiscales para ayudar a superar la emergencia, equivalentes a menos de 1% del PIB, y el hecho de que el programa del Banco de México de créditos a pequeñas y medianas empresas impactadas por la pandemia, el más extenso plan de ayuda hasta ahora, equivalente a 1.1% del PIB, no ha surtido efectos aun, dice el banco estadounidense.

Clima anti-negocios  

Tampoco ayuda que decisiones de la actual administración siguen siendo nocivas para la inversión privada, agrega y pone de ejemplo el Acuerdo de confiabilidad energética, que fue pasado fast track para darle al gobierno mayor control sobre quién genera electricidad, dónde puede operar y cuánto puede producir.

Las medidas contravienen la legislación surgida de la reforma energética, apunta, y restringe la participación privada en el mercado eléctrico, consolidando la generación en la CFE. “El cambio de la noche a la mañana de las reglas en el sector eléctrico pone en riesgo la viabilidad de las inversiones privadas que están en curso, desde nuestro punto de vista”, dice el banco.

Dice también que una profunda caída de la actividad y una débil recuperación económica alimentará la radicalización política, pues a medida que crecen los problemas económicos, el ala más radical del gabinete, particularmente el relacionado con la energía, puede ganar más peso en la toma de decisiones, lo que opina aumentará el clima anti negocios. “Hemos visto un giro radical en la política pública desde la aparición de la emergencia del coronavirus, y a medida que la economía se debilita, lo más probable que ello continúe o incluso aumente”.

Ese aumento en la prima de riesgo limitaría al Banco de México para recortar las tasas, concluye.

Staff de Notiissa.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *