COMPRA GOBIERNO REFINERÍA EN HOUSTON

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

LISTA PARA CHATARRA Y CON PASIVOS POR 980 MILLONES DE DÓLARES.

FACETAS DE MÉXICO

Pascacio Taboada Cortina/Jorge Martínez Cedillo

El presidente AMLO y el agrónomo director ejecutivo de PEMEX, Octavio Romero Oropeza, acuerdan compra de refinería de Deer Park, Texas.

La planta refinadora de petróleo era propiedad de Shell y Pemex en proporciones de 50 por ciento, respectivamente.

En un hecho insólito como de pesadilla, el gobierno de México acaba de tomar la decisión de dejar de importar gasolinas, diésel y otros combustibles derivados del petróleo, mediante la compra en efectivo de la Refinería Shell, ubicada en Deer Park, Texas, EE UU, por un monto de 600 millones de dólares. Este valor representa el 50 por ciento del total de la empresa, por virtud de que, el otro 50 por ciento, ya era propiedad mexicana desde 1994.

Esta operación no tendría límite para felicitar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, si no fuera porque la planta tiene un rezago de pasivos por 980 millones de dólares y prácticamente todos sus procesos están convertidos en chatarra.

Puede afirmarse, sin riesgo de equivocarse, que la empresa Shell hizo “el gran negocio”, ya que, de 14 refinerías que opera en territorio norteamericano, requiere urgentemente de vender o rematar siete, a fin de potenciar otro tanto más cuyas instalaciones “están por el estilo” que la planta de Deer Park.

El hecho de que México adquiriera en su totalidad una empresa en territorio de Estados Unidos, tiene gran significación, aunque sea un “pelo de gato”, por tratarse de Texas. Este hecho no sucedía desde antes de 1848, cuando Texas quedó separado de México, junto con parte de otros cinco estados fronterizos mexicanos, lo cual representó la pérdida de más de dos millones de kilómetros cuadrados (más de la mitad de nuestro actual territorio).

A simple vista, el negocio era redondo. Hasta al mismo presidente López Obrador “se le quemaban las habas” el martes pasado para dar la noticia, y no aguantó más:

“Hoy cerramos la operación para comprar la refinería de Deer Park de Houston, Texas, propiedad de Shell. Ahora Pemex tendrá el 100 por ciento de las acciones. Lo más importante es que en 2023 seremos autosuficientes en gasolinas y diésel. No habrá incremento en los precios de los combustibles.

“Pemex compró las acciones de la refinería Deer Park, de Houston, de la empresa Shell. Se compró el 50 por ciento de las acciones, porque el otro 50 por ciento de las acciones ya era de Pemex.

De esta manera, ya contamos con una nueva refinería. Esta refinería de Houston, tiene capacidad para procesar 340 mil barriles diarios. Vamos a producir gasolinas, diésel, y es igual que la nueva refinería de “Dos Bocas”, que estamos construyendo. También va a tener capacidad para refinar 340 mil barriles diarios de combustibles”.

Seguimos sorprendidos y vamos a establecer una ‘ligera comparación’: La refinería recién adquirida en su totalidad, tiene capacidad de producción de 340 mil barriles diarios de gasolina y otros combustibles; le costó al gobierno 600 millones de dólares (sin considerar el 50 por ciento pagado por el gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari en su momento, en 1994).

En la actualidad el gobierno federal construye en Tabasco la refinería de “Dos Bocas”, con una inversión oficial programada de 8,500 millones de dólares. Esta obra también se espera tenga una capacidad de producción de 340 mil barriles diarios de gasolina y otros combustibles.

Aquí se desata una ola de elucubraciones y confusiones, porque nadie más entiende el valor de una y su capacidad de producción, y la misma capacidad de producción (la de “Dos Bocas”) con un costo de construcción de más de 8 mil 500 millones de dólares, pudiendo aprovechar otras oportunidades, como decir: “ya entrados en calor, vamos adelante con la compra de otras refinerías baratas”.

Respecto de la planta de Deer Park, Shell informó desde mediados de febrero de 2021, su decisión de “cerrarla por incosteabilidad”, con el argumento adicional de que, después de la pandemia, ha surgido una gran intención a favor de las energías verdes, derivadas del beneficio del agua, el viento y el sol, y hay que cambiar. 

(Bajo advertencia, no hay engaño). La Shell informó en febrero de este año, que “no hay demanda suficiente para la refinación y se requiere hacer una gran inversión para las reparaciones propias de la obsolescencia de la planta”. Por lo tanto, cerrar las unidades de destilación de crudo, significa en efecto, cerrar la mayor parte de la refinería de Deer Park.

Shell reveló recientemente planes para reducir su capacidad de refinación, cerrando siete refinerías y reduciendo la producción de diésel y gasolina en un 55 por ciento durante los próximos 10 años, como parte de una orientación hacia una empresa “neta cero” para 2050.

Otra de las refinerías que será cancelada, es la de Convent, Louisiana. Su cierre comenzó a finales de 2020, después de que no se pudo encontrar un comprador, en medio de la caída de demanda de petróleo y combustible, causada por la pandemia y exceso de oferta de crudo.

La refinería de Convent, tenía capacidad para procesar 240 mil barriles de petróleo crudo al día, y era capaz de producir 115 mil barriles por día, de gasolina, 31 mil barriles de combustible para aviones y 77 mil barriles de diésel bajo en azufre.

Allí están las ofertas, por si al presidente López Obrador y al director ejecutivo de Pemex, les gusta la chatarra y les sobran unos dos mil millones de dólares, podrían entrar en nuevas negociaciones.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva investigación y responsabilidad de su autor.

Staff de Notiissa.mx