Los viejos molde y las cadenas destructivas

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

Más con lo mismo.

De adicto a  ADICTO.

Por Ernesto Salayandía García.

Con  un saludo, para Eddy M.

Me toca recorrer un buen número de centros de rehabilitación, conocidos como anexos, vengo haciendo este servicio desde hace 22 años, me gusta compartir mi experiencia y conocimientos con los internos, aprendo de ellos, semana a semana, manejo un buen número de temas que tienen el espíritu de convertirse en candados para evitar las recaídas, rompo con el esquema, les doy lo mejor de mí, hacemos dinámicas diversas de liberación, los pongo a cantar, a bailar a llorar, nos divertimos y aprendemos, rompemos con la rutina y la inercia del encierro, tristemente, la mayoría, son recaídos, es decir, no han podido salir del infierno del consumo y de las sustancias toxicas, han vivido los últimos 20 años, de un proceso a otro, les digo, no puedes o no quieres, la respuesta es común, son amabas cosas el adictos es mediocre por naturaleza y convicción, se resiste al cambio y no tiene el más mínimo deseo de romper con sus cadenas destructivas, equivocada y tristemente, igual que la familia.- El que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe.-

La enfermedad, es cruel y perra, la mía

Yo no lo sabía, no me di cuenta como se fue moldeando mi personalidad, como me llené de miedos, de inseguridad y frustración, no reconocía mis debilidades, mis actitudes y tampoco, comprendía el porqué de mis fracasos de pareja, en los negocios, en mi comunicación con mis semejantes, no sabía porque no cerraba círculos, el por qué iniciaba algo con mucho entusiasmo y después perdía el ánimo y no concluía lo que había empezado, no me percataba de mi enfermedad emocional, me costó muchos años ver y analizar mis cadenas destructivas, algunas, herencia genética, herencia de mis antepasados, otras adquiridas por mí mismo, sé que esta enfermedad, perra, cruel, devastadora, es una enfermedad maldita perversa del alma, sumamente compleja y que se contagia, se transmite y siempre el alumno supera al maestro, es decir, si alguien te enseñó su neurosis, tú con el pasar del tiempo, serás súper neurótico, agregado y aumentado.

La decadencia e salud mental emocional

La sociedad mundial está en franca decadencia, desmoronada, frágil, deteriorada, lesionada y muy enferma, la caída es irreversible, hechos palpables hablan por sí mismos, como el índice impresionante de divorcios, la violencia doméstica, la codependencia, el caso de las niñas embarazadas en edades de 13 a 16 años, el de las madres solteras menores de 20 años, las niñas que se auto destruyen  marcando sus piernitas con la navaja del sacapuntas o quemándose sus manos y brazos con la brasa de un cigarro encendido, los trastornos alimenticios, bulimia, anorexia, obesidad, por si fuera poco, la depresión en niños, jóvenes y adultos, una gran mayoría la padece y hay que agregar los suicidios en seres humanos de 13 a 25 años, la mayoría varones, las violaciones y delitos sexuales contra niños y adultos mayores, el hostigamiento y violencia laboral y escolar, conocida como Bullyn, la deserción escolar y la ausencia de sí mismos; miles de jóvenes que vemos con tristeza como se van consumiendo poco a poco en las adicciones, súmame la pésima relación de pareja entre novios y matrimonios, no hay que olvidar, los estragos amargos, la pérdida de seres humanos por alcoholismo y drogadicción, tristemente cada día, hay más enfermos mentales y emocionales, muertes de sobre dosis, el índice de drogadicción en niños y mujeres ha alcanzado niveles sorprendentes, adulterio a la orden del día, adictos al sexo, a las mentiras, a las relaciones destructivas, a los juegos de azar, al gimnasio, a los video juegos, al Facebook, a los aparatos electrónicos; adictos a adueñarse de dinero que no es de ellos, es decir, adictos a la corrupción, que también son enfermos emocionales, avaricia y soberbia de funcionarios públicos y privados, enfermos de poder y de vanidad, la decadencia, la baja autoestima en una gran mayoría de personas, por ejemplo, las mujercitas, abren la puerta y permiten ser usadas como objetos sexuales, andan en los brazos y en boca de unos y de otros, la dignidad, la virginidad y la autoestima alta, son cosas del pasado.

Es un mal generalizado, tan común como cualquier cosa

Desgraciadamente, no hay interés en enfrentar esta cruda realidad, el panorama de los adictos a los antidepresivos, adictos a los fármacos por prescripción médica son el soporte de la millonaria industria farmacéutica, la gente anda drogada, anestesiada y no acepta que tiene una fuerte dependencia a los medicamentos controlados, ni mucho menos, acepta una adicción compulsiva. Lo anterior, es un serio y triste cuadro de salud pública que pocos países atienden con profesionalismo y enfrentan la realidad, no hay una cultura de prevención, ni una estructura de rehabilitación a pesar de que la problemática social está a la vista de todos. Los cambios existen, cuando hay convicción, honestidad, honradez, no estoy de acuerdo en el concepto equivocado de algunos alcohólicos recuperados que afirman que los defectos de carácter, los patrones de conducta y los 7 pecados capitales no se pueden erradicar, ni modificar, muchos menos controlar, al respecto, quiero recordar algunas características de un adicto.- Un adicto es mitómano, es irresponsable, irreverente, impuntual, deshonesto, no cierra círculos, es neurótico, impulsivo, violento, conformista, mediocre, es manipulador, extorsionador emocional chantajista y tiene un cúmulo de defectos de carácter, quiere decir que solo debe de tapar la botella, confirmando el legado de los Alcohólicos Anónimos, que el único requisito para pertenecer, es dejar de beber y lo demás qué?.

La recuperación, como la adicción, es una decisión, personal

Un estudiante que frecuentemente es reprobado, llega tarde a clases, no hace la tarea, debe hacer un gran cambio en su vida, sanar sus heridas profundas del alma, erradicar sus cadenas destructivas, levantar la autoestima y no decir.- Así nací y ni modo.- Dejé de ser mediocre cuando me enfrenté a mí mismo, pude erradicar mi celotipia infernal, mis pensamientos sicóticos, patológicos, logré vencer mis miedos al hablar en público, yo fui víctima del pánico escénico, tenía serias dificultades para socializar, soy maníaco depresivo, duraba en crisis hasta cinco días seguidos, he luchado contra mi pereza física, mental y espiritual, abandoné también mis mentiras, yo soy mitómano, he estado perdiendo mis malos hábitos y costumbres como el llegar tarde a todos lados, cambié en gran medida al sapo, al macho típico mexicano, al controlador, egocéntrico, soberbio, dejé de aparentar ser lo que no soy, yo era farol de la calle y oscuridad de mi casa, por supuesto que cuando alguien me dice que los defectos de carácter no se pueden cambiar, comprendo la magnitud de su enfermedad y confirmo, que las promesas de los Alcohólicos Anónimos se cumplen cuando se dice.- Una vida útil y feliz.- Yo disfruto de las mieles del programa de los 12 Pasos, pero tengo que luchar contra el cavernícola emocional que llevo dentro de mí y no ser mediocre al conformarme con el cumulo de defectos y patrones de conducta equivocados que me han dañado y han hecho que dañe a mis seres cercanos. La enfermedad emocional está en todas las personas.- Quien esté libre de culpa, que arroje la primera piedra.

Tentó peca, el que mata la vaca, como el que le amarra la pata

Hace rato, vino a mi estudio,  una mujer mayor de 80 años, con un hijo de 58, adicto, ingobernable, neurótico, mediocre, ella comenzó a platicar la triste historia de tener un drogadicto en casa, platicándome todo lo que hace por él, como el darle dinero, hacerle de comer, lavarle su ropa, prestarle un departamento donde vive y no solo eso, hacerle el aseo, porque el tipo no es ni para recoger una servilleta sucia del suelo, si él se enferma, ella lo cuida, le da sus medicinas, le hace su caldito de pollo y gelatinas, si se le descompone el auto, ella le hace a la mecánica y si no puede, paga las refacciones y la reparación, si llega a chocar por alcohólico y lo meten a la cárcel, ella, la mamá, paga la multa y la fianza para que salga libre, si debe dinero, esta mujer se convierte en financiera y le cubre sus deudas de inmediato, vaya, el drogadicto no batalla, su mamá le da dinero para las sustancias tóxicas, las crudas y todo tipo de problemas en que se pudiera meter o se mete.

No tiene la culpa el indio

La escuché con los ojos, y cuando tuve oportunidad, le dije la verdad de la enfermedad.- Tú estás enferma, tu enfermedad se llama codependencia, no has dejado que tu hijo toque fondos y entra en crisis porque todo le resuelves, él ha llegado hasta donde tu haz permitido y el abusa de ti, porque tu así lo has querido, tienes, le dije, miedo y temor, tienes culpa y actúas así porque piensas que tú causas su adicción y su perdición, la verdad de las cosas, es que tienes ganancias secundarias cuando le das doscientos pesos, cuando le haces de comer o le lavas la ropa, como que todo esto, es arrullo al alma para ti. Claramente puedo ver las cadenas destructivas en esta mujer al actuar de esa manera y es exactamente la misma que aplico en la relación de pareja, cuyo marido le hizo la vida imposible, hasta golpearla, insultarla y ridiculizarla con sus hijos y después de este suceso, confirmé aún más la importancia de escribir sobre el tema.

Doy fe de  que si se puede cambiar

Por desgracia, pocos son los que experimentan en cabeza ajena, la mayoría quiere y tiene que vivir su propia experiencia y aquí, en este texto, Rompe con tus viejos moldes, el espíritu es informar, orientar, concientizar y motivar al lector, es un manual emocional para prevenir el fracaso en todos los sentidos, igual, si hay voluntad de cambio, que todo aquel que así lo elija, pueda salir  hoy, logre vivir su vida con calidad, en armonía y en libertad, después de que rompa con sus ataduras, trabaje la sanación de las heridas profundas del alma y trascienda el arraigo de sus cadenas destructivas. Yo fui el príncipe que se convirtió en sapo, hipócrita lleno de máscaras hice sentir a mi mujer todo mi amor, pero el sapo afloró y le di un verdadero infierno, hoy este sapo, con hechos, trata de convertirse en príncipe.- Cualquiera que quiera, ahí no se queda.- Hechos son amores y no buenas razones. Las cadenas destructivas, son patrones de conducta como la ira desbordada, poca o nula tolerancia, mala comunicación, mentiras, frustración, odio, resentimientos, desorden, poca higiene, abandono personal, apatía, ansiedad, compulsión, alcoholismo, drogadicción, depresión, relaciones tóxicas y otras más.

Ayer, la noticia sacudió a todos, un joven de 16 años se quitó la vida tirándose desde el tercer piso de su escuela y la gente comenta.- Que bárbaro, pobre, tenía muchos problemas.- Hemos perdido la capacidad de asombro, hace unos meses, la muerte de un niño de seis años, presuntamente ocurrida mientras jugaba a simular un secuestro con otros cinco menores, ha causado conmoción en Chihuahua, un estado del norte de México que hasta hace pocos años se encontraba entre los más violentos del país por la actividad de grupos del crimen organizado. El cadáver de la víctima, identificado por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua como Christopher Raymundo Márquez Mora, fue hallado el sábado por la policía. Según las autoridades estatales, la muerte ocurrió el jueves, cuando el niño jugaba al secuestro con otros cinco menores: dos jóvenes de 15 años, dos niñas de 13 y uno de 12.

El mundo anda de cabeza, divorcios al por mayor, violencia doméstica, desintegración familiar, deserción escolar, delincuencia y vagancia juvenil, niñas madres de 13 a 16 años, madres solteras por todos lados al por mayor, menores de 20 años, con dos o tres hijos de diferentes padres, una escala impresionante de suicidios, delitos sexuales, víctimas de trastornos alimenticios, bulimia, anorexia, obesidad, jóvenes muertos de sobre dosis o en accidentes de tránsito, los índices de drogadicción aumentan en niños, jóvenes y mujeres como la espuma y son carne fácil ante la devastadora enfermedad del alcoholismo y las drogas, la decadencia social sigue en aumento, las pérdidas son seres humanos, sin vida que mueren o se hacen parásitos sociales, son pocos los países que tienen un verdadero plan de salud  mental y de prevención, no podemos continuar de brazos cruzados cuando unos jóvenes se quitan la vida, cuando unos niños se convierten en asesinos  y la sociedad no tiene óptica, sufre de ignorancia, apatía y no muestra ningún síntoma ante la decadencia, como si fuera normal todo lo que está sucediendo, mientras los niños siguen cayendo en el laberinto infernal de las adicciones y los CERESOS están a reventar de inquilinos que emocionalmente fueron dañados.

Los viejos moldes

Yo no quería entender la complejidad de mi enfermedad, no sabía lo que en verdad es una recuperación completa, viví la borrachera seca en vivo y a todo color, me pego el síndrome de supresión, no me fui a consumir, porque Dios es muy grande, pero reuní todas las características para romperme tute la madona, sufrí e hice sufrir a mi mujer, iba a grupo de AA a calentar la banca, a jugar al bote pateado, pasaba las juntas, los días, las semanas, los meses y yo seguía igual de neurótico explosivo, inestable, bipolar, insatisfecho con sentimientos encontrados, pero a pesar de mis crisis existenciales, yo seguía buscando, a pie de lucha, no deje de escribir mi columna semanal de adicto a ADICTO, tampoco abandone mi grupo, por el contrario, me hice adicto a doble A,  incursione a la corriente de 24 horas de Alcohólicos Anónimos, viví mi experiencia de Cuarto y Quinto paso, di servicio a Familias Anónimas, me la pasaba de grupo en grupo, regalando mi historial, comencé a escribir en Plenitud, órgano oficial de la fraternidad de Alcohólicos Anónimos de la República mexicana, me distinguieron publicándome en muchos número, como también, me publicaron en la revista Gratitud de Venezuela y otras más de Cuba y Nueva York, este mes de mayo del 2021, celebro 22 años de estar limpio, libre de drogas, llevo más de mil artículos publicados en diferentes medios del continente americano, cuento con 12 libros publicados y he terminado 8 manuscritos, próximos libros para la prevención. Gracias por leerme y más por escribirme.- ernestosalayandia@gmail.com  614 256 85 20 Diálogos al desnudo, https://www.youtube.com/watch?v=rTJ8E5Av4n0 , gracias por compartir

Staff de Notiissa.mx