Beneficios de recortes a las tasas no llega a deudores: Moody’s

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

Los créditos al consumo siguen pagando altos intereses, las empresas tienen deuda a tasa fija y algunas en dólares, y para el gobierno la baja de los tipos es muy reciente; sólo se benefician algunas constructoras de infraestructura.

Los efectos positivos de la baja en las tasas de interés de referencia durante la pandemia llegan diluidos o no llegan a los acreditados, debido a la alta concentración del sector bancario y los bajos niveles de intermediación que dan a los mayores bancos un gran poder para imponer precios y mantener sus márgenes de interés neto, dice Moody’s en un reporte sobre las condiciones de crédito en América Latina.

Un deterioro de esos márgenes tendría un efecto directo en la rentabilidad de los bancos, que tienen muy altos costos operativos y crediticios, al grado que consumieron en promedio dos tercios de las ganancias del núcleo de su negocio en los últimos dos años, añade la calificadora.

México tiene una tasa de referencia de 4.5%, su nivel más bajo en los últimos cuatro años, y podría volver a descender este jueves, cuando se reúna el comité de política monetaria del Banco de México, pero el fenómeno de bajas tasas está presente en las principales economías de AL, y se prolongará favorecido por niveles aceptables de inflación, bajo crecimiento y el choque económico producido por la pandemia, prevé Moody’s.

Sólo que el amplio diferencial que hay en México entre las tasas de interés y la tasa de referencia se mantendrá pese a todo, anticipa la calificadora.

“A pesar de que la tasa de referencia estaba en 5% el 30 de junio, las tasas de interés que pagaban los consumidores rondaban el 36% en el caso de las tarjetas de crédito, 42% en los créditos personales, 13% en los créditos de autos y 10% en las hipotecas”.

Lo que presionará los márgenes de los bancos será la reducción en su cartera de los créditos al consumo, de alta rentabilidad, pero de mayor riesgo en estos momentos, y ampliar los préstamos a grandes compañías para preservar la calidad de sus activos.

Para las compañías mexicanas, los beneficios de la caída en las tasas dependen de si su deuda o una parte de ella está denominada en pesos y a tasas variables. Moody’s dice que sólo 25% de la deuda total de compañías no financieras a las que da cobertura está denominada en pesos y cerca de 26% en tasa variable, particularmente aquellas que operan sólo en el mercado local, como Consorcio Ara y la productora de harina de maíz Minsa.

“Otras compañías grandes mexicanas operan en AL y más allá, y tienen deuda en dólares y otras monedas, como en el caso de América Móvil, Arca Continental, Grupo Bimbo, Elementia, Coca-Cola FEMSA y Orbia. La cobertura de intereses de estas compañías se incrementó en cerca de .18 veces por cada punto porcentual a la baja en la tasa de referencia”.

La calificadora dice que no hay una clara correlación entre la tasa de referencia y el costo de la deuda para las compañías que tienen una parte importante de su deuda denominada en monedas extranjeras.

Añade que ciertos sectores que tradicionalmente se benefician de las bajas tasas de interés, como los negocios de alojamiento, centros comerciales y oficinas, esta vez seguirán sometidas hasta por lo menos 2023 a condiciones de sobrecapacidad a causa del distanciamiento social y el incremento de las actividades en casa.

Por otra parte, señala que mientras que las bajas tasas de interés generalmente estimulan la inversión de capital, la política económica del gobierno mexicano y sus mensajes desde inicios de 2019 siguen generando un sentimiento de desaliento en los negocios y prospectos de inversión.

Las tasas también son relevantes para las finanzas del gobierno, y una muestra es que el pago de intereses aumentará drásticamente de representar 9.2% de sus ingresos en 2015 a cerca de 15% en 2021, a la vez que tasas de interés promedio relativamente altas en ese periodo están conduciendo a un deterioro de la asequibilidad de la deuda, dice Moody’s.

Adicionalmente, la inflación más alta proveerá un espacio limitado para mayores recortes de tasas a pesar de la severa contracción de la economía este año.

“No está claro si las métricas de asequibilidad de la deuda de México mejorarán sustancialmente, dado que las tasas de interés no caen por debajo de su promedio de largo plazo previa a la contracción económica inducida por la pandemia”, dice la calificadora.

En todo caso, el que una parte moderada de la deuda esté denominada en moneda extranjera (20%) y que su peso en la economía (46% del PIB) en 2021 limita el impacto del costo por el incremento del fondeo externo en el perfil de crédito del soberano.

Por lo demás, el Banco de México puede empezar a aumentar la política monetaria una vez que se disipe el shock del Covid-19 y la actividad económica se recobre.

Para las aseguradoras, las tasas de interés a la baja reducirá los retornos de inversión actuales y esperados debido a la alta concentración en los bonos del gobierno, cuyos rendimientos están íntimamente ligados a la tasa de referencia. Esto debería alimentar el apetito al riesgo y la búsqueda de opciones de mayor rendimiento, pero la regulación limitará para estas empresas la posibilidad de cambiar sus estrategias de inversión.

Para los constructores de carreteras, los efectos de las bajas tasas dependen también del perfil de cada emisor. Sin embargo, el pago del principal está indexado a la inflación, la cual va al alza, compensando los beneficios. En el caso de Autovia del Mayab Deutsche Bank, el total de los pagos son en tasa fija, por lo que los costos de financiamiento se mantendrán sin cambios.

“Específicamente, para las constructoras de carreteras las menores tasas de interés no darán beneficios el resto de este año o el siguiente, dados los efectos del Covid 19 y la caída de la economía en el volumen de tráfico”, señala.

Las que sí se benefician de la baja de las tasas son las constructoras de infraestructura que emiten deuda en el mercado, están muy apalancadas y tienen vencimientos en curso.

Por ejemplo, la tasa de interés fija representa 73.2% en promedio de IEnova, CFE y Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), lo que significa que solo 26.8% de la deuda toral está a tasa variable y podrá beneficiarse de las tasas bajas.

AN / ZR

Staff de Notiissa.mx