Los beneficios para la salud de las hojas de fresa

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

¿Cuándo fue la última vez que comiste una fresa entera, incluidas las hojas? Probablemente la respuesta sea nunca. Si bien el consumo de las hojas de las fresas puede no ser intuitivo para la mayoría de nosotros, cada vez más estudios señalan su valor nutricional y medicinal, lo que demuestra que la fruta en sí no es la única forma de obtener los beneficios para la salud de las fresas.

Se descubrió que las hojas son ricas en fuentes naturales bioactivas y contienen antioxidantes y agentes antiinflamatorios, que contribuyen a sus efectos positivos en el cuerpo humano.

Aunque las hojas tienen un sabor ligeramente afrutado, muchas personas pueden encontrarlas de mal sabor. Pero esto no significa que no pueda disfrutarlas; en lugar de comerlas crudas, las hojas de fresa se pueden incorporar en ensaladas, batidos y probablemente la forma más común de consumirlas es convirtiéndolas en una infusión de té (puede encontrar una receta al final de la página). Echemos un vistazo a los beneficios que hacen que valga la pena probar las hojas de fresa.

1. Promueve una digestión saludable

Las hojas de fresa contienen compuestos llamados taninos. Los taninos son biomoléculas que reducen la acidez provocada por los alimentos que consumimos. El exceso de ácido en el intestino puede provocar problemas como hinchazón, gases y calambres. Los taninos presentes en las hojas de la fresa pueden ayudar a prevenir esos problemas al regular los niveles de acidez intestinal. La forma más eficaz de extraer los taninos de las hojas es consumiéndolos en forma de té. 

2. Puede tratar los síntomas de la artritis

Otro beneficio clave del té de hojas de fresa es su propiedad diurética, lo que significa que estimulan la micción. Esto es gracias a un ácido llamado ácido cafeico diurético que contienen las hojas. Quienes padecen síntomas de artritis sabrían que el exceso de agua en las articulaciones puede ser dañino y causar hinchazón y rigidez.

El ácido cafeico diurético juega un papel importante en la eliminación de agua de las articulaciones, lo que reduce la inflamación tanto en las articulaciones como en los huesos y alivia el dolor causado por esto. Si sufres de artritis, el té de hojas de fresa puede ser una forma fácil y natural de aliviar su malestar. 

3. Rica fuente de antioxidantes

El té de hojas de fresa silvestre puede ser una excelente opción para aquellos que desean mantener altos sus niveles de antioxidantes y buscan una alternativa sin cafeína al té verde o al té negro. Un estudio publicado en el Czech Journal of Food Sciences evaluó la actividad antioxidante de 17 hierbas y bayas medicinales diferentes y encontró que el extracto de agua de las hojas de fresa tiene el valor ORAC más alto (una medida de la capacidad antioxidante de diferentes alimentos).

Los nutricionistas señalan que el valor de ORAC disminuye a medida que los niveles envejecen, por lo que es mejor que tus hojas sean lo más frescas posible.

4. Reducir los niveles de colesterol

Se sabe que la hoja de fresa tiene un alto contenido de hierro, que es esencial para la formación de glóbulos rojos y hemoglobina. No solo ayudan a rejuvenecer la sangre, sino que las hojas de fresa también pueden promover la salud cardiovascular en general. Como se mencionó anteriormente, las hojas de fresa son extremadamente ricas en vitamina C y otros antioxidantes. Al eliminar los radicales libres en el sistema cardiovascular, también reducen los niveles de LDL (colesterol malo). 

5. Puede bajar la presión arterial

Se sabe que las hojas de fresa tienen efectos vasodilatadores naturales. Los vasodilatadores son sustancias que ayudan a dilatar los vasos sanguíneos. Relajan los músculos de las paredes de las arterias y venas, lo que evita que los músculos se tensen y que las paredes de los vasos sanguíneos se estrechen. Como resultado, la sangre fluye más fácilmente a través de tus vasos y el corazón trabaja menos, mientras que bombea más sangre de manera efectiva.

En términos de potencia, los efectos vasodilatadores del extracto de hoja de fresa silvestre fueron similares a los de los extractos de espino en un estudio publicado en la revista Phytomedicine. Las hojas de espino se estudiaron ampliamente por estas mismas propiedades, razón por la cual los investigadores las eligieron como referencia para el estudio.

6. Puede tener propiedades anticancerígenas

Si bien se necesita más investigación, algunos estudios vincularon la planta de fresa con tasas más bajas de cáncer. Es posible que ya hayas oído hablar del ácido elágico, un compuesto que se ha demostrado que neutraliza las sustancias que causan cáncer, estimula el sistema inmunológico e induce la autodestrucción de las células cancerosas. Las fresas silvestres, frambuesas, moras, granadas y arándanos son fuentes alimenticias famosas de ácido elágico, y resulta que algunas hojas comestibles, como las hojas de fresa, también contienen este poderoso compuesto anticanceroso. 

Cómo hacer tu té de hojas de fresa

Advertencias importantes si cosechas tus propias hojas: las hojas de fresa experimentan un cambio químico tóxico durante el secado que las hace venenosas cuando están parcialmente secas o marchitas. Esto no es letal, pero provocará náuseas y vómitos incómodos. La hoja es segura cuando está completamente seca o recién recolectada, pero no en las etapas intermedias.

Además, asegúrate de que las hojas que uses no tengan ningún tizón o manchas que puedan indicar una forma perniciosa de moho u hongos. Para estar seguro, usa solo hojas inmaculadas.

Preparación:

1. Deja caer un puñado de hojas frescas o secas en una tetera caliente y vierte agua hirviendo para llenar.
2. Deja reposar durante unos cinco minutos.
3. Endulza con una pizca de miel.
4. Siempre ten mucho cuidado de no triturar la hierba seca, ya que el sabor es mucho más fino de la hoja intacta.

* En verano se puede servir el té frío, sobre unos cubitos de hielo y una hoja de menta.

Todo mail/ Ysabel T.L.

Staff de Notiissa.mx