¿Beber refresco regular o de dieta?

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

Está bien documentado que tanto los refrescos regulares como los refrescos dietéticos son malos para la salud, sin embargo, muchos de nosotros no podemos resistirlos por completo y preferimos elegir el «menos peor». Sin embargo, la cuestión de cuál de los dos es el “menos peor” es discutible, y de hecho las variedades de dieta pueden ser tan dañinas como los refrescos regulares, sólo que de diferentes maneras. Aquí hay un desglose de la diferencia entre el refresco regular y el refresco de dieta que te ayudará a tomar una decisión informada la próxima vez que tomes un refresco.

Una lata de 355 ml contiene:

Refresco de cola regular 

  • Calorías 150
  • Azúcar 41gr
  • Sodio 30 mg
  • Fósforo 8 %
  • Potasio .3 %
  • Calcio .7 %

Refresco de cola de dieta

  • Calorías 0
  • Azúcar 0
  • Sodio 35 mg
  • Fósforo 6 %
  • Potasio .6 %
  • Calcio 1%
  • Cafeína 35mg

Riesgos asociados con el consumo de refrescos regulares vs refrescos de dieta

1. Diabetes

Refresco regular:
Una lata promedio de un refresco como Coca-Cola contiene casi 10 cucharaditas de azúcar. Si consumes 1-2 a diario, aumenta tu riesgo de convertirte en diabético en un 26%.

Refresco de dieta:
Si bien las variedades de dieta son preferibles para los diabéticos, los estudios han demostrado que el consumo de edulcorantes artificiales puede exacerbar un estado diabético al aumentar la intolerancia a la glucosa del cuerpo.

2. Peso

Refresco regular
Una sola lata de refresco contiene casi el doble de la ingesta diaria recomendada de azúcar. Al beber una lata por día, ganarás 2-7 kg (4.5-15.5 lb) adicionales al año. Además de esto, estás consumiendo calorías “vacías” que no hacen nada para satisfacer tu hambre, por lo que aún querrás comer después.

Refresco de dieta
Los estudios han demostrado que incluso los llamados refrescos de dieta pueden conducir al aumento de peso cuando se consumen sin un plan de dieta o ejercicio físico regular. Los edulcorantes artificiales hacen que nuestro cerebro quiera más azúcar, lo que hace que busques lo “real”.

3. Enfermedades cardíacas

Refresco regular
Un estudio descubrió que beber una lata de refresco todos los días puede aumentar tu riesgo de ataque cardíaco en un 20% en comparación con las personas que no lo beben en absoluto. Además, el estudio encontró que mientras más refrescos bebas, más te arriesgas a desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva asociada con el asma y el tabaquismo.

Refresco de dieta
En varios estudios que compararon a las personas que bebieron refrescos de dieta a diario, contra las personas que no bebieron refrescos en absoluto, se descubrió que los bebedores de refrescos de dieta tienen un 50% más de probabilidades de desarrollar problemas cardiovasculares, lo que los hace más propensos a sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Un estudio separado también concluyó que el consumo diario de refrescos dietéticos aumenta su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en un 48%.

4. Salud bucal

Refresco regular
Los refrescos comunes contienen ácidos que disuelven el esmalte de los dientes y provocan caries, además de que las bacterias en nuestra boca prosperan con el azúcar. Es por eso que beber refrescos es un problema doble para los dientes.

Refresco de dieta
Muchos de nosotros podemos pensar que los refrescos dietéticos no son dañinos para los dientes porque no contienen azúcar. Sin embargo, contienen ácido fosfórico, que daña el esmalte protector, dejando tus dientes más propensos al ataque de bacterias dañinas.

5. Efectos neurológicos

Refresco regular
Investigadores de la Universidad de California descubrieron que el consumo de altos niveles de azúcar procesada, el mismo tipo que se encuentra en los refrescos, puede disminuir la producción de la proteína responsable del desarrollo neuronal, causando el «factor neurotrófico derivado del cerebro», que afecta creación de memoria y procesos de aprendizaje.

Refresco de dieta
Estudios realizados descubrieron que los edulcorantes artificiales, como el aspartame (que se usa en los refrescos de dieta), son perjudiciales para el sistema nervioso neural, así como para la médula espinal. Estos edulcorantes se han asociado con cambios de humor y dolores de cabeza.

Conclusión

Es difícil llegar a una conclusión definitiva con respecto a qué refresco es el «menos peor», ya que ambos presentan sus propios problemas de salud y es difícil encontrar algún beneficio. Si solo quitas una cosa de esta comparación, es esta: no deberías beber ninguno de ellos.

Si realmente deseas mantenerte saludable, abandona los refrescos por completo y sustitúyelos con agua simple o con deliciosas aguas frutales sin azúcar añadida. 

Jessica Quiñonez-Rafaeli

Todo mail

Staff de Notiissa.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *