¿Es posible la intervención de EU. en México?

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly

Mientras algunas voces en EE.UU. han llamado a intervenir en el país, el Ejecutivo de López Obrador informó que la masacre fue cometida con armas provenientes de EE.UU. y que solo le permitirá acceder a la investigación.

Tras el ofrecimiento de ayuda del presidente de EE.UU., Donald Trump, a México para combatir a los cárteles de la droga después de la masacre en el estado de Sonora de la familia LeBarón, de doble nacionalidad, los focos rojos se han encendido en ambos lados de la frontera.

Por un lado, está la negativa inmediata del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al señalar que el asunto debe ser atendido por el Gobierno de México “de manera independiente” y haciendo valer su soberanía. No obstante, permitirá a las autoridades estadounidenses acceder a la investigación de los asesinatos en reciprocidad a la misma medida adoptada por el Ejecutivo de Trump tras el atentado contra mexicanos ocurrido en El Paso, Texas (EE.UU.), en agosto pasado.

Por el otro, está el llamado de congresistas y medios de EE.UU. a intervenir militarmente en México para contener lo que calificaron como “actos terroristas” de los cárteles de la droga.

Pero ¿hasta dónde es posible la intervención de EE.UU. en México bajo el argumento del combate a la inseguridad y el narcotráfico que afecta a ambas naciones?

Para Jaime Cárdenas Gracia, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el área de Derecho Constitucional, la cooperación entre fuerzas policiales es uno de los escenarios que se barajan.

“La intervención sería posible en el intercambio de información entre las agencias norteamericanas y las instituciones mexicanas como la Fiscalía General de la República o la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Me parecería totalmente incorrecto que el Gobierno norteamericano decida, y que México acepte, una intervención militar para perseguir a cárteles de la droga o el crimen organizado”, señala el académico a este medio.

En este sentido, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) dio el primer paso el pasado martes al ofrecer su apoyo en las investigaciones del Gobierno mexicano sobre el ataque. El ofrecimiento aún está bajo análisis, pues será la Fiscalía General de México la encargada de determinar si se requiere o no el apoyo del FBI u otra dependencia estadounidense, según informó el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

La posible cooperación del FBI cuenta además con voces de apoyo desde la Cámara Alta mexicana, bajo el argumento de que existe en tratados internacionales. Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política en el Senado mexicano y líder de la bancada del partido oficial Morena, dio su espaldarazo a la colaboración de la agencia estadounidense bajo “límites muy claros”.

“No me resulta extraño ni preocupante, ni tampoco debe de ser un mito o un dogma el no aceptar colaboración con órganos de inteligencia de EE.UU., siempre y cuando no vulneren la soberanía y sean convenios muy claros en sus alcances, en sus límites; pero a mí no me genera ninguna preocupación de carácter ideológico”, explicó el político.

Detener las armas procedentes de EE.UU.

Por su parte, Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, informó que las armas con las que se perpetró el ataque contra las familias mormonas, en el que fueron asesinadas tres mujeres y seis menores, fueron fabricadas en EE.UU. “En las primeras pesquisas en la recolección de casquillos nos permite reconocer el calibre de casquillos .223 de fabricación Remington y de procedencia norteamericana, este es uno de los datos más relevantes”, dijo.

En este sentido, el canciller Ebrard señaló que el Gobierno mexicano colaborará con el FBI para rastrear cómo fue que las armas utilizadas en la agresión ingresaron a territorio mexicano.

Este aspecto, destaca el experto consultado por RT, es fundamental en caso de que EE.UU. busque ayudar a México en el combate al crimen organizado.

“México ha insistido en la colaboración del Gobierno de EE.UU. para evitar la entrada de armas y no hemos tenido éxito nunca en esa colaboración. Las autoridades norteamericanas dicen que van a reducir la posibilidad de que los cárteles de la droga introduzcan armas desde EE.UU a México, pero las armas siguen entrando de manera ilegal sin tener el apoyo suficiente de los norteamericanos, ese apoyo es muy importante”, explica.

En México casi el 80 % de los incidentes de violencia con armas de fuego se realiza con armas provenientes de su vecino del norte. De acuerdo con estimaciones del Gobierno mexicano, cada año entran 200.000 armas ilegales provenientes de EE.UU.

Para el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado, si la Administración Trump busca coadyuvar con México debe hacerlo, precisamente, bajo el acuerdo de un plan contra el tráfico de armas. “Yo le tomaría la palabra a Donald Trump, pero en el sentido de tener mayor cooperación para detener el tráfico ilegal de armas a México”, expresó.

RT

Staff de Notiissa.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *