¿Envidia, de la buena?

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly, PDF & Email

                                                                                                           De adicto ADICTO.

Por Ernesto Salayandía García.

 De las emociones negativas podemos colocar a la envidia dentro del primer plano.  esta es una sensación emocional negativa que envenena el alma, qué es un síntoma el que  genera, frustración,  dolor,  auto conmiseración,  miedo,  irá,  encierra también,  una autoestima baja,  complejos de inferioridad y completamente un vacío espiritual,  la envidia desintegra el sano juicio y es un desgaste mental tremendo, qué orilla a la persona qué tiene algún tipo de envidia a cometer muchos errores e injusticias, envenenado,  con sus actitudes de odio y de desprecio hacia alguien por la que  siente envidia y esa emoción negativa,  es una de las características en muchas personas, quienes,   envidian  al vecino por su auto nuevo, por  su familia,  su perro,  su estilo de vida y sus cualidades, igualmente.  se envidia al compañero de trabajo por sus avances laborales y por sus logros personales,  se envidia por su estilo de vida su vestuario,  su manera de ser y los triunfos que ha obtenido,  la envidia es sinónimo de hipocresía,  la gente enferma,  es falsa y se contamina con sus pensamientos tóxicos,  de esta manera no puede haber envidia de la buena,  la envidia es envidia y punto,  la envidia genera rivalidad,  comparación y retos internos que difícilmente se cumplen,  provoca,  un desgaste emocional es un deterioro emocional,  por supuesto que no hay armonía,  ni una actitud positiva,  porque atrás de la  envidia hay un cúmulo de emociones tóxicas y negativas,  que alteran la personalidad del individuo,  este síntoma, este sentimiento, la envidia,  se adquiere desde la niñez y se desarrolla al pasar el tiempo,  en consecuencia una persona podrido en envidia sufre  y  hace sufrir cobardemente por aquel ser el que siente  tremenda envidia,  debido a que las agresiones,  las descalificaciones y los ataques,  los hace a las espaldas,  dando  falsamente, por un lado,  el abrazo fraternal y en la espalda clavando el puñal

Un deporte nacional.

Muchas personas manifiestan su enorme vacío espiritual,  se hacen adictas al chisme,  a levantar falsos y a la crítica nefasta y destructiva en contra de una persona,  destilan veneno con sus argumentos falsos,  argumentos que inventan para perjudicar la trayectoria e imagen de su víctima  en suerte,  son capaces de afirmar y de asegurar cosas que no son ciertas,  juran y perjuran los atributos que descalifican la imagen y la integridad de alguien,  por ejemplo hay quien jura que fulanita de tal es una mujer muy ligera,  qué tiene relaciones con medio mundo,  igualmente que el vecino o el jefe del trabajo tiene nexos con el narcotráfico o aquel también qué es drogadicto o que golpea a su mujer y a sus hijos,  un envidioso es capaz de hacer toda una película de terror y se ha hecho experto en el lenguaje corporal,  en el lenguaje facial y verbal,  le pone el énfasis,  la pimienta y la canela a sus trastes,  a sus creencias y claro a sus mentiras te lo juro que yo lo vi con mis propios ojos no tengo por qué decirte mentiras a mí me consta lo que te digo y más vale creerlo que averiguarlo tienen frases convincentes contundentes y que la mayoría de los casos generan el resultado del veneno que siembran en contra de sus víctimas y no miden las consecuencias del daño,  no son capaces de evaluar la magnitud del mal que siembra y el desprestigio que logran cuando la gente incauta le hace caso a los chismes ya los levanta falsos que se dan por todos lados

El chisme nuestro de cada día

La envidia destruye aniquila y coloca la víctima en un callejón sin salida sí sin la más mínima posibilidad de que se pudiera defender. Porque muchos,  suponemos y damos por hecho lo que se nos dice en confianza,  damos crédito a lo que escuchamos y jamás le damos la oportunidad a que la víctima en suerte pudiera defenderse,  por el contrario,  a veces un chisme agarra más vuelo en la medida en qué se difunde de una boca a otra y esta negativa comunicación reina y prevalece en todos los sectores de la sociedad y el chisme nuestro de cada día es el diario vivir de una gran mayoría de personas que con la mano en la cintura son capaces de inventar hechos vergonzosos y perjudiciales de alguien que ni se imagina lo que se anda diciendo tras bambalinas, a escondidas,  porque la hipocresía están bien actuada y es una de las características de las enfermedades emocionales y aquel que se sienta libre de culpa qué aviente la primera piedra,  por el,  la envidia es el sello de distinción de seres vacíos,  sin escrúpulos y sobre todo sin piedad,  no tienen la humildad de valorar el daño que hacen,  hablando mal de una persona,  sin importar que ésta sea su familiar o su pareja,  el inventar y el juzgar sin fundamento,  es propiamente un deporte nacional donde sobran los aficionados y los practicantes, gente de mala fe y mal nacidos.

Juzgar por juzgar no es bueno.

Este síntoma emocional tiene infinidad de características,  es una sensación de desear algo que no se tiene,  o qué es definitivamente será imposible de obtener,  una mujer obesa por ejemplo, puedes sentir repugnancia hacia una mujer esbelta o con un buen  cuerpo,  y a sabiendas,  de que le es meramente muy difícil bajar algunos kilos de más,  el camino,  más cómodo es hablar pestes  de esa mujer guapa, por así decirlo hablar mal y sanar su odio hacia ella misma,  ya sea esa mujer a la que envidia el desear lo que no se tiene,  refleja una autoestima baja,  sin duda un conflicto interno con uno mismo,  la envidia,  no tiene recursos para erradicarla, se nos enseña,  desde niños a cierta manera a envidiar,  se nos complace,  cuando por berrinche queremos el juguete del hermano o lo que tiene el primo,  pero no se nos educa en tener humildad o sano juicio para no desfilar veneno y ese sentimiento negativo,  en contra del que tiene lo que nosotros no poseemos,  la envidia se ha convertido en un sello de distinción de personas soberbias,  egocéntricas,  pero sobretodo hipócritas y atrás de ellas hay una adicción hablar mal y de manera negativa a espaldas de gente inocente,  esta adicción  de desprestigio,  se practica mañana tarde y noche en cualquier escenario y están bien mal,  una carta de presentación y de mediación para determinar la calidad moral de alguien es a través de sus comentarios y frases Cómo puedes llegar a conocer a una persona y juzgar por juzgar, denota un enorme vacío espiritual,  a veces la envidia,  orilla hacer demasiado crítico y drástico injustamente lavamos la espada en corazones inocentes de personas que ni se enteran del daño que sea destilado a sus espaldas y en su contra

Triple filtro de Sócrates

En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por su conocimiento. Un día, un conocido se encontró con el gran filósofo y dijo: – “¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?” – «Espera un minuto -replicó Sócrates-, antes de decirme cualquier cosa, quisiera que pasaras un pequeño examen. Es llamado el examen del “Triple filtro.» – “¿Triple filtro?” – “Correcto”. Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea tomar un momento y filtrar lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el examen del triple filtro. El primer filtro es el de la verdad: “¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?». – “No -dijo el hombre-, realmente solo escuché sobre eso y……..» – “Bien, entonces realmente no sabes si es cierto o no”. Ahora permíteme aplicar el segundo, el filtro de la bondad: “¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?” – «No, por el contrario………” 1 Cada hombre posee dentro de sí una parte de la verdad, pero a menudo sólo puede descubrirla con ayuda de los otros. 2 – “Entonces -continuó Sócrates-, tú deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto. Tú puedes aún pasar el examen, porque queda un filtro”: El filtro de la utilidad: “¿Será útil para mí lo que vas a decirme de mi amigo?» – “No, realmente no”. – “Bien -concluyó Sócrates-, ¿si lo que deseas decirme no es cierto ni bueno e incluso no es útil, por qué decírmelo?” Es por eso que Sócrates siempre ganó un alto respeto.

El perfil del chismoso. Por lo regular Busca el punto negro en la hoja blanca,  con lupa,  es capaz de inspeccionar a una persona,  a escanear con esmero sus defectos de carácter y a engrandecer públicamente si es que esa persona llega a cometer un error y ahí sobre el muerto las coronas,  echarle más fuego a la hoguera, sentenciar y criticar,  hacer trizas al adversario por así llamarlo,  expresando todo lujo de detalles que logran el objetivo,  desahogarse,  curarse con sus falsedades,  a costillas de su víctima y este síntoma emocional, no desaparece,  por el contrario,  la envidia.  crece y crece a cada instante un envidioso,  denota su debilidad con el sarcasmo,  en muchos casos son personas que se burlan de otros,  capaces de humillar,  de denigrar,  desde evaluar y de hacer trizas a cualquiera,  de eso se trata de provocar daño y de hacer sentir mal al otro,  destilar el cúmulo de emociones negativas en contra de alguien,  cómo hacer bromas inciertas o ridículas en contra de alguien,  como emitir comentarios negativos sobre una persona ausente,  normalmente el chismoso habla espaldas de sus víctimas,  no tiene el valor de hablar de frente,  no tiene, la honestidad,  de hablar de sus sentimientos y de su manera de pensar incluso cuando llega a criticar de frente a una persona o a decirle sus verdades de inmediato el envidioso se altera,  desbordan sus emociones y se torna agresivo,  incluso hasta violento,  porque este sentimiento negativo es muy profundo y no le permite ser ecuánime,  mucho menos justo,  es la envidia un mal compañero,  es un síntoma qué no se debe que no se le recomienda a nadie y como en muchos casos prevalece la negación,  el chismoso no acepta su estilo de vida ni reconoce el daño que destila con sus actitudes y sus palabras,  lo mejor en el mejor de los casos es quedarse callado y guardar esta energía negativa que desmorona y desintegra a cualquiera envidia es veneno puro. Tu opinión me interesa: ernestosalayandia@gmail.com  614 256 85 20

Staff de Notiissa.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *