LO IMPENSABLE: LA “NO AGENDA” DEL PAN EN CHIHUAHUA.

Por  |  0 Comentarios
Print Friendly

Por: Luis Villegas Montes.

 Escribí la semana pasada lo que debe hacer el PAN en Chihuahua para establecer una garantía mínima de éxito en la contienda electoral de 2018, la que se reduce a seguir, a rajatabla y sin pandearse, las tres reglas básicas del dominó (o 3R): respetar la mano o valorar y reconocer el esfuerzo de los funcionarios de elección panistas, sin excepciones; repetir la ficha, si ya ganaron en el pasado, en circunstancias precarias, permíteles ganar de nuevo; y reginchar al contrario (que se entiende solita).

 Si el PAN no se atiene a esa estrategia mínima no quiero ni imaginar lo que puede ocurrir; así como el Gobierno del Estado está plagado de una fauna exótica que no hay modo de explicarse, lo peor que le puede pasar al PAN local es ponerse “creativo” (un modo sutil de decir que se ponga rejendepo); he aquí algunos casos llenos de creatividad nociva:

 Candidatos ajenos al PAN; perredistas, por ejemplo: La izquierda “no pinta” en Chihuahua; sólo falta que pepenen candidatos feos, proabortistas, barzonistas, ateos o exduartistas “de hueso colorado”. Quiero ver qué ciudadanos propanistas, en sus cabales, votarían por una cosa así; y no me vayan a decir que no es posible, en marzo de 2016 se discutía la posibilidad de que Lucha Castro fuera candidata del PAN por el Distrito 171y no puedo a agregar nada más porque Luchita (dicho así, con cariño) es beneficiaria de medidas cautelares ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que demandan una especial atención hacia su persona, no me vaya yo a meter en honduras—;2

  1.  
  2. Panistas cabales —panistas de a pie, bien vistos, con tablas y ganadores— jugándola de candidatos “pluris”; pienso en el Coordinador de Gabinete (exdiputado, exsenador, expresidente nacional del PAN), Gustavo Madero (a)  “The Ghost” —todo mundo sabe quién es pero nadie lo ha visto—. Él debe, sin duda, encabezar la fórmula local al Senado; en esa posición, aunque el PAN pierda, no se arriesga su curul senatorial; y sí puede “arrastrar”, detrás suyo, otras candidaturas. Ir de pluri es una traición por partida doble: al PAN y a Chihuahua;

    Pactar “en lo oscurito” la candidatura de cualquier servidor público de elección popular panista, federal o local, en funciones. Sin excepción, todos ellos merecen que su Partido los cobije, los apoye y los promueva. Si ya ganaron en condiciones adversas ¿por qué su Partido no los va a apoyar con todo esta vez? Lo valen, lo merecen y se lo han ganado; después de todo, en cuanto les han “tronado” los dedos, ahí han estado: incólumes, aguerridos, leales, fieros;

  3. Que el líder del PAN local, Fernando Álvarez, en vez de pensar en los intereses del Partido, piense en los suyos propios. Durante 20 años, de 1994 a 2014 —de la gubernatura de Pancho Barrio y su Presidente de lujo, Javier Corral, al quien hizo diputado en 1997, a “Crucito” Pérez Cuéllar (compinche de todos, amigo del alma, qué digo amigo: ¡compadre!, al que también hicieron candidato a Presidente Municipal de Juárez (2004), luego de ser flamante diputado federal (1994, era Gobernador Barrio) y coordinador de los diputados locales (1998, también era Gobernador Barrio)—, el signo del PAN fue el del grupúsculo, el amiguismo, la facción y la derrota; Álvarez no puede, ni debe, al mismo tiempo, estar negociando su candidatura entre los panistas chihuahuenses mientras rige sus destinos. Tuvo que venir un Jefe partidista con pantaloncitos que le diera a Cruz —¡vade retro, chamuco!— con la puerta en las narices y despejara el camino, sobre la base del consenso regional, para que el PAN en Chihuahua empezara a ganar elecciones. Seguir con el modelo previo ya se vivió y no sirve; y
  4. Por último, que el PAN se repliegue: no sentar las bases mínimas, ni necesarias, ni pertinentes, para que incremente o, por lo menos, repita su presencia: 16 distritos electorales, 29 alcaldías y 27 sindicaturas,3 constituye una muestra de incapacidad palmaria e inaceptable; así como una traición sin precedentes; debe, pues, forzosa, necesaria e ineludiblemente, arribar al 2021 con 3 senadores, 4 o 5 diputados federales, más de 16 diputados de mayoría, 29 o más alcaldías y 27 o más sindicaturas; si no es así, será el peor fracaso en la historia del PAN local desde hace casi 20 años cuando lo gobernaba, precisamente, la famila felí, felí, felí.

    Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:http:// unareflexionpersonal. wordpress.com/

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo66 14@hotmail.com

Staff de Notiissa.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *